De propósitos a metas reales

Cada inicio de año suele ser una buena oportunidad para dar cierre a un ciclo y el planteamiento de propósitos para los próximos 365 días. Algunos se plantean un nuevo emprendimiento, finalizar un proyecto, crecimiento personal o incursionar en una práctica deportiva. La experiencia nos muestra que en la medida que transcurren los meses estas metas se van desvaneciendo, cancelando o postergando. Si te identificas con esto, y te has preguntado cómo hacer para cumplir tus objetivos y retomar algunos propósitos olvidados. Te compartimos una serie de tips para que tus sueños se hagan realidad.


A continuación, encontrarás El Paso a paso para lograr tus metas:


1. Establece metas específicas:


Es importante ser claro y especifico posible en lo que planeas hacer, anota tus metas en un lugar en donde puedas retomar fácilmente (Block de notas, libreta personal, tablero, etc), esta lista te ayudara a enfocar y percibir que se está creando algo tangible. Reconoce la diferencia entre deseo y meta, el primero es ideal y poco ceñido a la realidad, el segundo en cambio, es concreto, real y posible.

En este caso, es mejor la calidad que la cantidad, Elige un número limitado de propósitos de manera que el cumplimiento de cada uno de ellos te motive a ir por el siguiente, muchas metas y pocos resultados son la principal fuente de desmotivación.

Piensa qué es lo que realmente quieres lograr, cómo quieres que sea y prepárate a trabajar en ello.


2. Visualiza los resultados:


Cuando tengas la lista de metas por cumplir, define cual es el alcance de cada uno de ellas, defiende cada uno de ellos de manera que será posible medir. Y puedas evaluar qué tan lejos llegaste. Es decir, si tu objetivo es ir de viaje, no digas: “Quiero ahorrar”, debes poner números en este caso,” Quiero ahorrar una cifra determinada cada mes del año hasta llegar a diciembre”. Lo anterior, para que a partir del objeto alcanzado cada año, puedas determinar nuevas marcas y ajustes para el siguiente año.

Lo mismo con el resto de metas, escribe qué tanto de ellas lograrás en el curso del año.

3. Organiza tu lista en orden de prioridades:

Si tienes varios propósitos en mente, define cuales son más importantes y sobre los cuales es más importante trabajar, la motivación es la mejor gasolina para cumplir sueños. Pueda que algunos de los objetivos no sean urgentes y puedas trabajarse de manera secundaria. Pon en orden de prioridad cada uno de los objetivos que quieres alcanzar para que te enfoques en lo que más necesitas lograr. Así, teniendo un plan de acción, sabrás en qué enfocarte más.

4. Establece fechas:

Así como es importante saber a dónde quieres llegar y que quieres lograr primero, es que definas en que momento necesitas que los resultados se concreten. Es así como te comprometes contigo mismo para trabajar en un plazo especifico, lo que no tiene fecha, no se hace nunca. Utiliza calendarios y cronogramas para este paso, así con cualquier meta que tengas. Pon fecha de inicio y fin.

5. Divide el avance en etapas

Al inicio, los propósitos parecen difíciles de cumplir, ya sea porque requieren mucho tiempo o porque es tan ambicioso que puede llegar a intimidar, lograr tus metas requiere ir paso a paso Piensa en la forma en la que cada proyecto debe progresar y define etapas en las que puedas detenerte a observar y revisar resultados. Así, vas introduciéndote más y más dentro de los detalles de tu propósito de año nuevo y podrás dar el siguiente paso.

6. Describe un plan de acción:


Luego de definir que quieres lograr, cuánto requieres y para cuándo, es momento de definir cómo. Identifica que acciones concretas requieres para iniciar tu meta, investiga como lo han hecho otras personas, haz un análisis de otras experiencias similares o pregunta a algún conocido de qué manera lo logró. Una lista de acciones a tomar para hacerlo realidad y cada cosa con su fecha agendada. Todo, lo más detallado posible. Define cada paso dentro de las etapas de tu proyecto, considerando qué y cuántas cosas necesitarás para llevarlas a cabo.

7. Comprende el fenómeno de la procrastinación:

La procrastinación es a acción de postergar las tareas que consideramos un gran reto y que generan gran ansiedad en las personas. Gestiona tus emociones, reconociendo porque te abruma una actividad en específico y reconociendo que no eres un ser perfecto, se indulgente contigo mismo y flexible para hacer modificaciones en el proceso.


Ahora que ya sabes qué se necesita para alcanzar tus propósitos de inicio de año y cómo hacer un plan de seguimiento, es hora de comenzar.

¡Mucha suerte y éxitos!






17 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo