Ejercicio y bla bla bla, ¡Qué buena dupla!

Recientes estudios demuestran que la actividad física promueve un más rápido aprendizaje del lenguaje y comprensión del vocabulario entre los chicos, aquí te mostramos como estimularlo.


Además de los ya conocidos efectos positivos que trae consigo la actividad física en los niños y adolescentes, como parte fundamental de su desarrollo y crecimiento, además de los aportes a su salud mental; las últimas investigaciones en materia cognitiva demuestran que el ejercicio genera procesos neuronales que permiten en los niños una mayor fluidez y entendimiento del lenguaje.

Un estudio de la Universidad de Delaware, USA, dejó ver cómo los niños que son expuestos a la enseñanza de nuevo vocabulario al momento de ejecutar actividades aeróbicas, alcanzan una mayor y comprensión de este vocabulario frente a niños que lo incorporan en el momento de realizar otra actividad de carácter no aeróbico.

Es claro que el ejercicio además de fortalecer los procesos de socialización en los niños, también crea importantes aportes en el desarrollo cerebral, creando una mayor cantidad de conexiones neuronales que finalmente desembocarán en un mejor desarrollo de las habilidades comunicativas y lingüísticas.

En torno a este fenómeno se plantea entonces desde hace un tiempo la importancia de combinar la actividad física y corporal, con una clara intención pedagógica que ayude a fomentar entre los niños no solo el cuidado de su salud, fortalecimiento de la autoestima, fijación de objetivos y disciplina, sino que también se les otorga herramientas para mejorar su rendimiento escolar, por ejemplo.

Un camino sencillo, pero altamente efectivo para aprovechar al máximo la capacidad de aprendizaje de nuestros niños, consiste en introducir actividades que representen algún tipo de reto mediante colores, palabras o números, para de esta manera se mejorarán considerablemente los procesos de aprendizaje, pensamiento y memoria de nuestros hijos.

1 vista0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo